El feedback es uno de los factores clave para seguir perfeccionando el entorno digital. Las marcas tienen que abrirse con los usuarios para seguir en un perfeccionamiento constante; de otra forma, es posible que tu proyecto no pueda establecerse en el estilo de vida del consumidor.

La mejor forma de integrar el feedback como una parte fundamental de tu estrategia de comunicación, es creando un ciclo de información eficiente, sencillo y medible. Para esto, te damos algunas recomendaciones para iniciar:

 

Selecciona tus recursos y herramientas

 
Para empezar, es importante definir cuál será la mejor forma de escuchar al consumidor. Para esto, existen muchas alternativas, tales cómo: cuestionarios, pruebas en vivo, correos electrónicos de suscripción o foros abiertos. También, es importante saber qué es lo que quieres preguntar, ya que el usuario no estará más que algunos segundos dispuesto al feedback. Aquí es importante utilizar –si es posible– preguntas y escalas cerradas, ya que de otra forma será mucho más complejo medir los resultados de manera integral.
 
La premisa de tu pregunta siempre debe enfocarse en tres puntos: ¿Qué cambiar?, ¿Qué mejorar? y ¿Qué implementar?

Si no se cumple con algunos de estos parámetros, el feedback podría ser ignorado y quedar incompleto. Siempre es importante ponerse en los zapatos de la experiencia del consumidor.

 

Establece puntos de contacto

 
Entiende cuales son los momentos en donde el usuario te va a prestar más atención. Ya con esto, será más sencillo en un momento implementar alguna herramienta que pueda generar un feedback activo. Es importante definir estratégicamente estos momentos, ya que de otra forma tu involucramiento podría ser muy intrusivo.
 
Algunos ejemplos de puntos de contacto podrían ser:

– Unos días después de descargar una aplicación o suscribirse en tu empresa

– Al realizar actualizaciones de tu producto o servicio

– Cuando se vayan a añadir funcionalidades o secciones

– Al compartir nuevo contenido a través de un blog o newsletter
 

La clave es preguntar, sin dejar a un lado la experiencia que realmente debe vivir el usuario con tu plataforma.

 

 

Sé constante y activo 

 

Por último, algo muy importante para el feedback es hacerlo parte fundamental de tus actividades. Preguntar qué es lo que se puede mejorar no debe ser algo esporádico; tiene que convertirse en un motivador para seguir perfeccionando tu propuesta de valor con el mercado. Para facilitar esto, puedes definir a un miembro clave del equipo que pueda darle seguimiento o sino, tercerizarlo a través de un equipo especializado que te genere estos insights de valor de manera constante.
 
Pensemos siempre en escuchar; no dejemos a un lado al consumidor en el desarrollo de nuestro proyecto.