storytelling

 

El nacimiento de un nuevo proyecto siempre trae consigo una serie de retos y requisitos: Procesos, permisos, registros, temas administrativos y fiscales –entre otros– que muchas veces pueden ser muy abrumadores y burocráticos para un nuevo empresario. Una vez que todo parece estar listo, llega esa sensación de realización que puede ser algo engañosa, ya que es muy común dejar a un lado un aspecto muy importante para realmente conectar con tu mercado: la historia que debe contar tu marca, su storytelling.

 

¿Cómo empezar?

 

Cada proyecto debe comunicar una propuesta de valor para el consumidor; el servicio o producto que desees posicionar necesita tener algo que sea atractivo y escalable. Para esto, es importante que el empresario defina lo siguiente:
 
– ¿Cuáles son mis valores de marca?

– ¿Cuál es el tono de comunicación que debo seguir?

– ¿Cuál es el beneficio que voy a otorgar de manera tangible?

– ¿Quién va a contar mi historia (mi narrador)?

– ¿Dónde voy a contar mi historia (mi escenario)?
 
Al principio, tal vez estas preguntas pueden sonar un poco complejas o abstractas, sin embargo, son clave para la construcción del storytelling que necesitas para definir tus estrategias comerciales y de comunicación.
 

Toda empresa tiene un historia que contar

 

El producto o servicio queda en segundo plano al momento de compartir una experiencia con el consumidor. Si nos limitamos a mencionar nuestra propuesta de esta forma, seguramente te encontrarás con muchas barreras que no van a permitir un verdadero diferenciador de tu propuesta en la percepción del consumidor. Por lo mismo, el storytelling es una herramienta indispensable para construir una identidad que pueda trascender en el tiempo.

 

Lo más importante para empezar a cuestionarse todos estos puntos relacionados al storytelling es adoptar un papel crítico, estratégico y creativo como empresario. Todo proyecto tiene una razón de ser. Hay que aprovechar esa visión como un motivador para pasar de lo genérico a lo especial; darle tu propio toque a lo que haces.

 

¿Cómo inspirarse?

 

Una de las mejores formas de empezar a trazar tu propio storytelling es escuchar lo que dicen los demás de ti. Abre la puerta al feedback de parte de tus clientes iniciales, evalúa sus percepciones e ideas y conviértelas en áreas clave para conectar con ellos.

 

También, es importante hacer que lo cotidiano realmente sea especial; dale una historia a tus productos; crea una experiencia de tus servicios y lo más importante, comunícalo de manera adecuada. Para esto, es importante seleccionar los medios y mensajes más adecuados a utilizar, pensando siempre en que cada cosa que digas, debe cumplir un objetivo especial.

 

Esta breve reflexión tiene como objetivo demostrar que el storytelling es un vehículo para diferenciarte. Cada táctica debe estar alineada a una meta en común; no dejes pasar la oportunidad.